17/10/06

La reconstrucción del "Sarhua chaka"
A principios del año 1968, tuve ocasión de presenciar la reconstrucción del puente de Sarhua. Desde el año anterior, los sarhuinos estuvieron diciendo que lo harían a continuación de la fiesta de Reyes el 6 de Enero, pero lo postergaron hasta más tarde ya que a causa de la sequía de este año tuvieron que atrasar sus siembras. Los días Lunes 29, Martes 30 y el miércoles 31 de Enero fueron los días principales de reconstrucción, siendo el domingo 28 solo de carácter preliminar y el día Jueves 1º de Febrero el complementario; estos son los cinco días de trabajo que vamos a relatar detalladamente.

El pueblo que construyeEl pueblo de Sarhua que asiste al trabajo lo hace dividido en dos grandes grupos: Autoridades y "común"; Los primeros sólo para mandar y controlar y los segundos para ejecutar los trabajos más fuertes.
A su vez, las autoridades son de dos tipos: Las nacionales y las tradicionales. Las autoridades nacionales son: El gobernador y su Teniente Gobernador. El Alcalde Municipal, su Agente Municipal y sus Síndicos, Los Jueces de Primera, Segunda y Tercera Instancia, El Personero y su Junta; Todos representan el poder oficial de la nación y son nombrados desde afuera entre los alfabetos del pueblo. Mientras dura su cargo, ellos dejan de pertenecer a su Ayllu respectivo porque son Tayta mama de todos, es decir "padre" y "madre" de ambos Ayllus, aunque simbológicamente se les vincula con el Ayllu Qullana por tener ambos categoría de extranjeros.
La autoridades tradicionales son aquellas que son designadas por el pueblo mismo entre todos los hombres que tienen categoría de comunero sin necesidad de ser alfabetos; Solo se requiere que sean fieles depositarios de las tradiciones de su pueblo.
Entre las principales autoridades tradicionales están los Varayuq divididos en dos grupos iguales de nueve personas por cada ayllu: El Alcalde vara, 2 Campos vara, 2 Regidores y 4 Alguaciles, siendo en total 18 personas. Los dos grupos de Varayuq, también llamados mayor vara se dirigen a Tinkuq junto con el pueblo y se instalan en la capilla mayor; Los Varayuq Sawqa a la izquierda del altar y los Varayuq Qullana a la derecha, de mayor a menor. Los mayores que son los alcaldes vara, más cercanos de dicho altar y los regidores y alguaciles que son los menores permanecen parados en la puerta, listos para cumplir cualquier mandato de sus mayores; los Campos vara que también son mayores, se han quedado en el pueblo para apurar a las personas que se han retrasado.
Solamente en esta oportunidad y sólo para los tres días principales de trabajo, se nombra a los Chaka vara (autoridades del puente), llamados también Warma vara (niños vara), Maqta vara (jóvenes vara) y Taksa vara (pequeña vara). Son escogidos entre los jóvenes y niños de los dos ayllus y en las mismas cantidades que los mayores vara. Ellos ocupan la taksa capilla de piedra que está junto a la plaza; Su misión es ayudar a controlar los trabajos del puente así como también reunir a todos los animales olvidados por sus dueños y llevarlos presos al pueblo por los daños que causan a las plantas de tuna y magueyes.
Las otras autoridades tradicionales son los Mayordomos y son dos por cada ayllu. Estos mayordomos quizás representan a los antiguos jefes o Kurakas de los ayllus prehispánicos y de la colonia.
Los común, comunes, comuneros o comunkuna que son el pueblo sin ningún cargo político en el momento, están señalados por diferencia de prestigio adquirido, por oficios o habilidades así como por sus condiciones sociales dentro de la comunidad.
Entre los de primer rango están los Mayores, expertos en la construcción del puente en cada ayllu, todos casi ya ancianos pero llenos de sabiduría y diestros en todo trabajo comunal; por esto se les llama también "doctores" o "ingenieros". Ellos son los primeros en toda actividad y los que controlan y dirigen la buena realización tradicional del trabajo.
Cada uno de los ayllus tiene un músico tocador de qiwayllu corneta o waqra puku, instrumentos de viento en forma de caracol hechos de los cuernos del ganado vacuno. Ellos, solos o en parejas, ejecutan melodías especiales para cada fase del trabajo dando un aire de contienda y misticismo a toda la actividad.
Todos consideran que "puente es la fagina (faena o trabajo comunal) más fuerte" en comparación con otras faenas como construcción de edificios, arreglos de caminos o limpieza de acequias de riego; Con esto señalan también la gran importancia de este trabajo dentro de su sociedad y cultura.
Solamente un miembro de cada familia nuclear, es decir el jefe de ella o sus representante, está obligado a asistir a la faena del puente y todos tienen que ser hombres casados, formal u oficialmente, porque esta condición les acredita el título de común con derechos y obligaciones de ciudadanos. Un hombre soltero no asiste a ella aunque tenga 30, 40 ó más años.
Esta relación puente-matrimonio tiene también un significado estructural porque todos los hombres recién casados en cada tiempo siguiente a una reconstrucción, siguen todavía eximidos de participar en las otras faenas comunales en espera de la siguiente reconstrucción cuando van a realizar el arikuy que podemos traducir como "iniciarse en el trabajo comunal", luego de esto ya tienen la obligación de asistir a todas las faenas sin excepción como comuneros ciudadanos.
Sin embargo, los jóvenes solteros, sí es que son yuyayniyuq (ya en uso de razón), sí asisten a la faena del puente en reemplazo de sus padres ancianos o de sus madres viudas como también por curiosidad, por deseo de aprender u obligados por sus padres como sus ayudantes en el trabajo; Esto último como una manera de transmitir la enseñanza de las costumbres comunales de padres a hijos.
Los hombres ya muy ancianos, los enfermos y el postillón (un comunero encargado de llevar y traer el correo de la comunidad) están eximidos de asistir a este trabajo comunal.
La faena del puente es esencialmente masculina; Las mujeres sólo miran de lejos o se dedican a la preparación de alimentos. Durante los cinco días de trabajo, ellas no pueden pasar encima de las trenzas de pichus ni cruzar la plaza ni los otros lugares de importancia porque son chiki (poseedoras de fuerzas ocultas) y pueden "producir imprevistos o negativos si lo hacen". Para atender a sus esposos en éstos días de faena, siempre tienen que dar unos grandes rodeos por entre los tunales para desplazarse o entrar y salir de la zona, Tampoco es permitido a los animales cruzar estos lugares de trabajo y principalmente se cuidan de las gallinas porque estos animales son también chiki, igual que las mujeres y si por algún descuido de sus dueños uno de estos animalitos se introduce a la plaza o se metiera entre las trenzas, su presencia tendría consecuencias funestas.
Son varias las obligaciones de los comuneros con respecto a esta faena. Cada uno de ellos tiene que entregar a su respectivo mayordomo de ayllu un qipi (Bulto o cantidad suficiente para ser cargado por un hombre) de pichus, unos cinco o seis metros de waskilla y también cinco o seis unidades de unos palos delgados para la saruta. Entre los instrumentos de trabajo tienen que prestar una unidad de reata o soga fuerte de cuero para la construcción de las kuyara y algunos, los que lo deseen, pueden traer también una barreta de hierro. Entre los trabajos en que tienen que intervenir está el aqara simpay (elaboración de las 23 trenzas menores), chaqruy (mezclar trenzando las 5 simpas mayores), colocación de las 5 trenzas mayores en las pukaras y templado de las mismas y tejido entre todos de la saruta del puente. Si algunos de los comuneros no cumple con una de estas obligaciones es apuntado en una lista que será entregada a las autoridades municipales para su respectiva multa.
Aquí el instrumento primordial es la fuerza y habilidad de los hombres, lo demás sólo son elementos auxiliares simples, todos tomados de la naturaleza más cercana. Uno de estos elementos es la kuyara, el único al que se le puede atribuir mayor importancia. Para fabricarla primero se forman siete unidades de soga muy largas, de unos 80 metros más o menos cada una, uniendo por las puntas una infinidad de sogas pequeñas o reatas, luego se juntan estas siete unidades para extender y templar las cinco simpas desde el pukara Sawqa hasta el pukara Qullana. Los otros instrumentos son el millku, la lluta, la mesa, los chicotes y la barreta, los que vamos a describir mejor al señalar los momentos de su uso.

El proceso
1º día o común quqariy, domingo 28 de Enero.El puentero o chaka kamayuq que en días anteriores ya fue a tomar posesión del puente, este amanecer desde casi las dos de la mañana se hizo presente en el pueblo y empezó a repartir sendos vasos de trago, casa por casa y familia por familia. Con gran humildad va rogando a todos los comuneros que le acompañen a Tinkuq y que asistan a la faena del puente o "que tengan la amabilidad de abandonar sus casas" mientras va sirviendo y alcanzándoles la bebida alcohólica que en esta ocasión cumple con la función de sellar un pacto de compromiso. Al puentero le acompañan sus familiares y amigos. También los varayuqs de ambos ayllus, a eso de las cuatro de la mañana, dan una vuelta por todas las calles anunciando el "bando" de la faena del puente. A este acto se le llama común quqariy (levantar a la comunidad). Desde el día anterior, todos los comuneros y sus familias han estando reuniendo sus "obligaciones", empaquetando sus bultos con ropa de cama, trastos de cocina y comestible para cuatro o cinco días así que este acto de común quqariy por los chaka kamayuq es solo ceremonial de costumbre y también una manera de hacer participar a todo el pueblo de los beneficios que el puentero espera cosechar durante sus tres meses de estadía en el puente.
Como a las diez de la mañana, el puentero cree haber cumplido con su obligación de repartir el trago. En algunos casos es tanta la ofuscación y el esfuerzo realizado que a veces se olvida de visitar una o más casas y entonces los aludidos empiezan a reclamarle muy molestos con frases como pim churasunki chayman (¿quién te ha puesto a este cargo si no sabes cumplirlo bien?) o tragoraykum quqarinki (solo por ambición al trago has recibido este cargo y por eso no quieres repartirlo). A las doce del día el puentero retorna a Tinkuq adelantándose.
Con muchos días de anticipación la mayoría de los comuneros han cogido en tierras de su propia comunidad o en la ajenas el paquete de pichus que tienen que entregar como una de sus obligaciones y lo han enterrado para que así los tallos se vuelvan más flexibles; A esta acción llaman qawichiy. Otros comuneros esperan este último día para cogerlos ya camino a Tinkuq, pero como todos los pichus de la comunidad están agotados, cruzan los ríos y tratan de cogerlos en Carampa o Cancha Cancha; Los varayuq de estos pueblos, sabedores de ésta última posibilidad, se trasladan a las fronteras de sus ríos para impedir el hurto de sus pichus y no faltan las pequeñas escaramuzas de los sarhuinos encontrados in fraganti, aunque otros más diestros sí logran completar sus qipis y ya en tierra sarhuina dan su grito de triunfo.
A partir de la una de la tarde toda la comunidad sale para el puente con grandes fiestas y jolgorio, capitaneada por las autoridades y precedida pos los músicos; se empieza a escuchar el sonido de los qiwayllus y el canto qarawi de las mujeres por las quebradas y desde la salida misma del pueblo, la hilera de gente se estira como un gran río. Avanzando arreglan todos los desperfectos del camino porque el canto es trabajo y el trabajo es canto; no se puede hacer uno sin el otro.
Como a las tres de la tarde de ese día llegó el puentero a Tinkuq, para constatar si los habitantes del río y dueños de las huertas de tunas habían cumplido con arreglar el techo de la capilla mayor y limpiar y barrer todos los lugares de trabajo que son las dos obligaciones a cumplir por ellos cada víspera de faena del puente.
A las cuatro de la tarde el pueblo empieza a llegar a Tinkuq grupo por grupo, entre familias, amigos y autoridades, todos con sus bultos en sus bestias de carga y empiezan a tomar sus respectivas sitios de descanso alrededor de la plaza y del puente. Con la llegada de los últimos comuneros cae la noche y ya se puede observar encenderse una infinidad de fogatas entre los tunales y también a escuchar algunos cantos que al son de los instrumentos musicales echan sus notas al viento. He aquí todo un pueblo que espera el nuevo amanecer para realizar una de sus grandes obras en ofrenda a un nuevo ciclo de vida que también empieza.

2º día o aqara simpay, Lunes 29 de Enero:Antes de empezar con la labores de ése día es necesario hacer una aclaración con respecto a la duplicidad de los varayuq o autoridades tradicionales en este año.
Ya hemos explicado que los varauyq son un grupo de nueve personas por cada ayllu y también que en cada uno de ellos hay un solo alcalde vara como jefe principal. Sin embargo, todos nos aseguran que antes siempre hubo el doble y que a veces -por alguna razón- pueden reaparecer en la misma forma: Así sucedió para este año. En la Navidad del mes de Diciembre pasado, se han nombrado 36 autoridades tradicionales, existiendo para hoy cuatro grupos de 9 personas cada uno, dos grupos por ayllu; Los cargos de los diferentes rangos se han duplicado. Una reconstrucción del puente con solo dos grupos de varayuq todavía no la hemos visto; sería muy interesante poderla comparar con la presente.
Volvamos a nuestro tema. La ceremonias y labores de hoy comenzaran muy temprano; a las cuatro de la mañana los dos músicos tocadores de qiwayllu ejecutaron el coplay en la puerta de la capilla mayor, mientras que todos los varayuq se posesionaron de la puerta de la misma; Los del grupo Sawqa al lado izquierdo con respecto al altar y los del grupo Qullana en el lado derecho, siempre dispuestos de mayor a menor. mientras que estos varayuq se acomodaban, se saludaban y comentaban las primeras incidencias intercalando entre ellos el chaccheo de la coca sagrada, a las cinco de la mañana los dos músicos maestros volvieron a tocar sus qiwayllu, esta vez la llamada, una tonada especial que llama a toda la comunidad para que se reúna frente a la capilla donde se va a realizar la ceremonia previa al inicio de la faena.
Como símbolo de su poder, todos los varayuq portan una vara de madera de un largo no mayor de un metro; Los alcaldes, de chonta (madera negra y fuerte traída de la selva) y sus subordinados de madera común, cogida en el mismo pueblo. La primera ceremonia consiste en cambiar -por ellos mismos- estas sus varas verdaderas con otras muy toscas e improvisadas hechas de palos de pichus pelados de su corteza. Estos chuq-i, como se les llama, fueron seleccionados y preparados por los alguaciles. En esta ceremonia, los alguaciles recogen las varas verdaderas de las manos de sus mayores y con gran unción y respeto las depositan en el altar de la capilla delante del crucifijo; Al mismo tiempo los alcaldes vara proceden también a repartir los chuq-i a cada uno de sus subordinados, Este cambio de los símbolos del poder de los varayuq sólo dura hasta fines de la presente faena.
No todos los comuneros asisten a la puerta de la capilla; Una buena parte de ellos ya han empezado a trenzar las aqara apenas clareó el día en el campo de la plaza. Hasta cerca de las nueve de la mañana los alguaciles vara han estado ocupados en preparar unas varillas también de pichus y similares a los chuq-is que van a servir como símbolo de poder para los chaka vara que son nombrados en seguida. A las nueve de la mañana los Regidores vara con auxilio de los alguaciles nombran entre los jóvenes y niños presentes a los chaka vara en la misma cantidad y en la misma división por ayllus que sus mayores y sin mucho ceremonial se les entrega sus respectivas varillas. Ellos, con grandes bromas, risas y gritos de júbilo toman posesión de su taksa capilla de las tres piedras y allí empiezan a imitar todo lo que hacen los varayuq mayores satirizándolos y burlándose de ellos.
Tenemos que subrayar que las autoridades que asisten a estos primeros trabajos son sólo los varayuq y los cuatro mayordomos de ayllu; ellos, en estos momentos de mayor actividad, están dirigiendo y controlando los trabajos ayudados por los chaka vara y cuidando de que en la plaza no haya ningún tipo de basura que pueda entorpecer la faena, limpiando también los bordes de la plaza de arbustos, maleza y tunas que hayan podido invadirla.
En este día de aqara simpay no hay todavía distinción de trabajo ni competencia entre ayllus, todos están mezclados y solamente formando grupos entre personas que congenian para trabajar juntos. Sólo los músicos podríamos decir que están separados. Se les nota sentados juntos pero con la pequeña piedra que divide la plaza en el intermedio de ellos; Así resultan ubicados en el respectivo lugar que corresponde al ayllu al que pertenecen.
Son 23 las aqara que se tienen que empezar a trenzar hasta que lleguen a los 70 - 80 metros de largo cada uno y sólo pueden trabajar tres personas a la vez en cada unidad. Es así que vemos a 69 comuneros en grupos de 3 a todo lo ancho de la parte oeste de la plaza; Allí empiezan con el trenzado desde las bases de las aqara. Los demás comuneros esperan charlando, ayudando, chacchando la coca y escogiéndose entre ellos para formar los nuevos grupos de a 3.
Entre los comuneros que empiezan una aqara hay un simpaq, trenzador, un qaraq, servidor que alcanza las varillas de pichus y un qapiq, agarrador de las puntas de los pichus ya trenzados. Entre los tres tienen que hacer seis varas de aqara (cuatro y medio metros) correspondiendo dos varas (un metro y medio) a cada uno. Terminadas sus seis varas, las entregan a los mayordomos de ayllus quienes lo apuntan en una lista como que ya han cumplido con esta parte de sus obligaciones de trabajo. En seguida entran otros tres comuneros para continuar con otras seis varas de la misma aqara. El grosor de los cinco pichus determina el grosor de cada aqara y el más grueso de los pichus no debe pasar de una pulgada de diámetro.
El trabajo de hoy es continuo, no hay descansos y tiene el aspecto de una gran fiestas; Los músicos tocan sus instrumentos cada cuarto de hora como es su obligación. El puentero que no puede atender a toda la comunidad en pleno, solo presta sus atenciones a los cuatro mayordomos de ayllu que son sus representantes. Los varayuq mientras controlan los trabajos, aprovechan para escoger las mejores varillas de pichus, las más largas y rectas, para fabricar con ella sus altas varas. Estas son unas varas largas pintadas en rojo y blanco que los varayuq portan en las fiestas y ceremonias.
A las cinco de la tarde ya son más de 15 las aqara terminadas, a algunas de las otras sólo falta unos metros finales y dos o tres han quedado sólo por las bases por inasistencia imprevista de algunos comuneros en este primer día, pero ya toda la comunidad decide descansar hasta mañana. Antes de retirarse, los del ayllu Qullana se colocan en las dos esquinas del lado sur de la plaza y los Sawqa en las del lado norte y cogiendo las aqara terminadas por la punta, comienzan a estirarlas y sacudirlas violentamente; Es para que tomen consistencia uniforme en todo su largo y su trenzado se ajuste. Los Sawqa por ser mayoría estiran mayor cantidad y los Qullana menos y fue la única división por mitades para el trabajo de este día.
En la noche, a partir de las ocho, ya todos descansados y después de tomar sus alimentos, se inicia una "contra fiesta" y jolgorio que ellos llaman año usay (usanza del año). Al día de hoy corresponde en remedo de los carnavales cuya celebración real se realiza en el pueblo el próximo mes de Febrero. Ellos señalan que en las noches de estos días de trabajo acostumbran rememorar satíricamente a todas las fiestas reales del ciclo anual y que los carnavales por ser la primera fiesta de ese ciclo, corresponde a hoy, primer día fuerte de trabajo.
En la verdadera fiesta de los carnavales, los cargoyuq principales son los varayuq; Allí los Campos vara se disfrazan de sallqas (salvajes habitantes de la puna) y los regidores vara se disfrazan de qichwas (gente "civilizada" y habitantes de la zona urbana) y realizan la fiesta con caracteres propios de lo que representan y en oposición competitiva unos a otros. Aquí los chaka vara son los cargoyuq y lo hacen en la misma forma que sus mayores. Todo se improvisa entre grandes risas, bromas y gran jolgorio y creo que a mayor improvisación, mayor es la prestancia de la fiesta.
Los Campos sallqas chaka vara, todos jóvenes, aparecen vestidos con ropas viejas y tratan de presentarse como seres no humanos y más bien imitan los gritos y movimientos de las vicuñas y las llamas. Sus mujeres hacen igual, cantan canciones de puna y de pastoreo y tratan de parecer madre de una hija muy rica en animales y que ha venido para buscarle marido entre los qichwas. Los músicos tocadores de arpa que los acompañan tienen sus instrumentos hechos de palos amarrados, sus dedos cuando ejecutan tocan en el aíre y los sonidos melodiosos salen más bien de sus bocas imitando con precisión los sonidos de las cuerdas del arpa.
Los Regidores vara y sus acompañantes hacen otro grupo; Ellos imitan a los "cristianos", a los "civilizados" y tratan de hablar español diciendo que ellos son "doctores" o "abogados"; sus esposas se comportan igual y sus músicos tocan sus instrumentos igual que los músicos de los Sallqas, solo que la melodía es diferente.
Los licores que se invitan son vasos de agua pura o el líquido azucarado de los frutos del árbol bullí de donde lo han obtenido remojándolos, la invitación de dichos licores es arrojándoselos a la cara de los concurrentes o acompañantes con grandes risas; Otros más entusiastas traen baldes de agua y los arrojan a todo el cuerpo del invitado.
En la fiesta real, los alcaldes vara mayores toman los lugares más importantes y son agasajados con sendos vasos o copas de alcohol y comidas, todo con grandes reverencias y respeto de sus subordinados y demás acompañantes. Aquí los alcalde chaka vara son también los mejores agasajados, pero con mas agua arrojada a sus cuerpos con palabras como: "toma, toma tú gran bebedor; ¿esto es lo que querías?, pues aquí lo tienes, que te aproveche", y todos sueltan grandes risas mientras que los alcaldes chaka vara no saben donde esconderse para evitar ser mojados en esta noche tan fría.
Todo es una burla de lo que se hace en la fiesta verdadera y parece también que es una venganza cultural contra aquellos que por la fuerza de la costumbre se debe respetar y agasajar en la vida real. Quizás sea también un medio de escape cultural para hacer y decir en un determinado momento lo que no se puede en otras circunstancias y así curar las tensiones creadas por la fuerza de la costumbre. Pero creo también que es algo mucho más profundo y estructural y que tiene muchos significados; ellos por ejemplo dicen "Kananmi anunciachkan" (Ahora está anunciando), "chaynamiki kanqa carnaval" (así va a ser pues el carnaval) o también "kanan allinta ruwaptinkum allin carnaval kanqa, mana chayqa (cuando hagan bien el carnaval ahora será bien, sino no).

3º Tercer día o cabildo y simpay; Martes 30 de Enero:
Como a las 8 de la mañana empezó la actividad del día con una asamblea que aquí se denomina "cabildo", los varayuq mayor o hatun vara tomaron sus posiciones en la forma acostumbrada delante de la capilla; Allí están también los alguaciles chaka vara o maqta vara confundidos con los principales (o auténticos) en colaboración para el ordenamiento del evento.
La reunión no empezó formalmente hasta que llegaron las principales autoridades, el teniente gobernador precedidos por el Inspector vara de la gobernación, en fila de rango menor a mayor. El alcalde municipal y otros miembros del Consejo también se hicieron presentes. Estas autoridades siempre se ubican en medio de los grupos de varayuq Sawqa y Qullana porque son "padre y madre del pueblo".
En todo cabildo se discute, se plantean soluciones y se planifican las acciones para resolver los problemas del pueblo, así como se sanciona el curso de la actividad presente. Como hecho resaltante aquí se nominaron los nuevos vaqueros de las Cofradía de Ñuñunway y Yuraq yaku que en Junio y Agosto respectivamente remplazaran a las actuales; Se designó el mayordomo de la fiesta de la Santísima Santa Cruz para finalmente proceder al castigo público de los comuneros que han incurrido en el incumplimiento de alguna actividad. Un joven cargoyuq del "carnaval" de anoche que no cumplió con su compromiso fue conducido a la puerta de la capilla donde un anciano Mayor o Cónsul (que ha cumplido ya con todos los cargos obligatorios del pueblo) le encaró su falta y le manifestó el castigo a aplicar; Los alguaciles lo hicieron arrodillar, lo despojaron de la camisa y el anciano le aplicó tres latigazos en la espalda en nombre de "Dios yaya, dios churi y Dios Espíritu Santo".
El simpay o trenzado de la simpa se inició a las 11 de la mañana. Para este trabajo sí se reparten por ayllus; El ayllu Sawqa al lado qanay (oeste) de la plaza y los Qullana al lado uray (este); El punto de separación es la piedra que está en el centro, borde norte del campo.
Se comienza el trenzado de unas de las tres simpa pampan. Se juntaron 5 aqara a lo largo y por el centro de la plaza; En esta oportunidad el mayordomo del ayllu Sawqa procedió a anudar las aqara por el medio que justamente coincidía con la piedra señal de la plaza. En el punto del nudo se sentaron, espalda a espalda, los "trenzadores de cada ayllu y los del lado Qullana iniciaron el trabajo primero, seguidos con intervalos de segundos por los Sawqa. En el trenzado de las de las siguientes 4 simpas el orden de inicio fue como sigue; Segunda los Sawqa, tercera los Qullana, cuarta los Sawqa y quinta los Qullana. Cada mayordomo de ayllu, a medida que el trenzador avanza, le va poniendo un cuero de carnero para el asiento. El ayllu Sawqa avanza con frente hacía el lado oeste y los Qullana con frente al lado este. Cada trenzador tiene al frente un ayudante llamado Kukuq que le socorre el pesado trabajo de trenzar; los que desplazan y entrelazan los aqara -por encima de sus propias cabezas- se llaman rinriqkuna.
Al trenzar las aqara que van tomando forma de unas cintas planas, procuran que uno de sus lados se mantenga liso y limpio y lo llama uya (cara); Es en el otro lado que se acumulan las puntas comienzo y final de los pichus. En el trenzado de las simpa también todas las aqara tienen que coincidir cara a cara y revés con revés para formar las caras y reveces de las trenzas mayores. Todas las aqara al trenzarse tienen que ser armoniosamente templados o estirados, ya que si no es así una de ellas puede "embolsar" en alguna parte de la trenza, a lo que llaman quturun (se embolsó, en relación con qutu bocio).
Este es el día de trabajo más competitivo entre ambos ayllus. Cada cual está en su propio grupo y lugar y hasta las visitas tienen que optar por uno de los grupos, pues físicamente todo el territorio de la plaza está dividido; Un lado sólo para los Sawqa y otro lado sólo para los Qullana. En el avance del trenzado se vigilan de grupo a grupo, cada uno tratando de tomar la delantera. Las bromas e "insultos" en voz alta, los guapeos y las burlas con señales de mano se intercambian de ayllu a ayllu. Cuando notan que uno de ellos está más adelantado, el otro acelera el trabajo diciendo: llalliruwasunmi (nos van a ganar).
En el trenzado de las cinco simpa siempre los Qullana con gran descontento de los Sawqa. Los Qullana, al terminar su sector se paraban todos en son de triunfo mirando con sorna el lado de los Sawqa quienes sólo atinaban a decir: apuraychik pinqaypaq qawarayawachkanchik (apúrense que no están mirando para vergüenza) echando la culpa a los wata maki (manos amarradas), nombre con el que designa a los que trabajan despacio; a su vez, cuando había algún wata maki en el ayllu Qullana, les decían Sawqakunamanmi wischurachikunki (cuidado que te podemos botar a lado de los Sawqa), pero solo en broma. Como se ha dicho, las autoridades nacionales son "padre y madre del pueblo", son Qullana y Sawqa, elegidos por ser alfabetos y tener libreta electoral y mientras dure su cargo deben olvidarse de sus ayllus, pero en casos de extrema oposición y separación entre ayllus, las autoridades por ser nacionales (foráneos) deben optar más por el ayllu Qullana; Esto a veces provoca entre los Sawqa los comentarios siguientes: autoridatkunapas waklawpi kaspam sayanku (las autoridades por estar en ese lado los apoyan).
Cerca de las dos de la tarde terminó el trenzado de las tres simpa grandes (con cinco aqara cada una, solo quedaban ocho aqara para las trenzas rikra o pasamano, cuatro por cada una), A esta hora, por sugerencia de las autoridades de Qullana, se hizo el chaupi samariy (descanso de intermedio) y miskipa (endulzamiento o chaccheo de coca). Los corneteros o waqra pukuqkuna de cada ayllu, sentados a los costados pertinentes de la piedra señal de la plaza, habían amenizado el trabajo con melodías a intervalos, principalmente haciéndolos coincidir con el consumo y final del simpay.
Los ancianos, los enfermos y el postillón (el encargado de llevar las cartas de Sarhua a Huancapi) están exceptuados de esta faena; las viudas envían a sus hijos si es que ya son yuyayniyuq (en uso de razón), y si no paga una "obligación"; A esta faena no pueden ir a trabajar ellas mismas o enviar a algún otro contratado como sí lo hacen en el caso de otros trabajos comunales.
Después del chaupi samariy se continuó con el trenzado o chaqruy de las simpa rikran, esta vez en forma mucho más acelerada pues se iba acabando el día antes de terminar con el programa de costumbre. En esta parte se hizo participar a las autoridades y a los corneteros y dijeron que era "por honor" o "para que se honren".
Una vez terminadas las cinco trenzas ambos ayllus tienen que ir a conseguir los respectivos puma kullu de sus pukara. Los Qullana cruzaron el puente hacia Cancha cancha caminando encima de las trenzas antiguas, encabezados por sus varayuq, el cornetero, los mayordomos cerrando el séquito, los común. Procedieron a cortar los troncos de los mulli grandes, aunque los comuneros de Cancha cancha trataron de impedirlo. Finalmente se llegó a una transacción: Los sarhuinos Qullana entregarían a los de Cancha cancha los dos puma kullus viejos más una trenza del puente anterior, los que serían usados como leña. Los Sawqa se fueron aguas arriba del río Qaracha y cruzando el mismo se internaron en territorio de la comunidad de Carampa y cortaron los troncos cuidando de no ser vistos por los Carampinos. Los troncos los trajeron haciéndolos flotar en el agua del río por un gran trecho; Llegados al lado de Sarhua, los sacaron del agua y, puestos en fila a cada costado del tronco, los Sawqa de dos en dos pasaron por debajo de los troncos unas varillas de pichus que llaman chicote para intentar levantarlos o aligerar el peso, mientras que otros jalaban de una de las puntas con sogas gruesas; El esfuerzo es rítmico y pausado y los troncos llegan a la plaza casi a saltos como los sapos. Cuando ya se encontraban cerca del puente, en las inmediaciones de la plaza, hicieron llamar al alcalde chaka vara, lo montaron encima del tronco, le pusieron como capa una pollera (wali) de mujer y le entregaron una rama de mulli como alta vara y con gran jolgorio y alboroto lo llevaron gritando "vaso", "vaso" (vaso en las fiestas reales es una copa o vaso de trago o chicha a que tiene derecho el alcalde vara cuando llega a la casa de un cargoyuq o encargado de celebrar la fiesta), y un nominado como aqa kamayuq trajo un balde de agua y lo bañó totalmente ante los gritos y risas de todos; Esto se repitió hasta que los puma kullu fueron depositados junto a los pukara del puente.
En la noche se hizo el wata usay correspondiente al día. Se reconstruyó o se imitó las fiestas de San Juan (24 de junio) de la Virgen de Asunción (15 de Agosto) y la fiesta de la Cruz (3 de Mayo). Para ello toda la zona de Tinkuq se convierte en pequeña réplica del territorio de la comunidad de Sarhua, con todos sus accidentes geográficos, sus wamani y todos sus sitios sagrados y religiosos y las "fiestas" son realizadas por los jóvenes en medio de una total algarabía. Los santos y santas son hechos de pinka de tuna y paqpa (cabuya), igual que sus andas; Los músicos hacen sus instrumentos de palo o varillas e imitan los sonidos con la boca, las campanas son barretas colgadas de los árboles, los cohetes son hierbas secas que se queman y se avientan al cielo, los toros son ramas espinudas amarradas a sogas que son paseadas en medio del público a toda carrera. La profusión de chicha y de trago como vaso nos dejaron bañados a todos los participantes y curiosos. El desarrollo de las fiestas mencionadas en su versión real está descrito en detalle en mi libro "El sistema de oposiciones en la comunidad de Sarhua" (1984).

4º Día o chaka chutay; Miércoles 31 de Enero.Apenas empezó a clarear el día, los mayordomos de ayllu y el puentero fueron al puente para amarrar millku (amarrar con sogas las rikra con las trenzas pampan) en diferentes puntos de las trenzas antiguas; Esto para que, al cruzarlas, las trenzas no se alejen una de las otras con peligro de caerse al agua la persona que cruza. En seguida, más o menos a las 6.30 de la mañana, los Qullana empezaron a cruzar hacia el frente, uno tras otro.
Hay años en que las simpa se hacen intransitables por el deterioro que han sufrido y las aguas del río están muy turbulentas; Entonces los Qullana tienen que ir hasta el puente de Chuschi para poder cruzar al frente. A las 7.30 de la mañana los Sawqa comenzaron a construir los kunyara. Para esto, cada comunero había traído una qara waska (soga de cuero) como préstamo o como deber; Estas sogas se van uniendo con otras hasta alcanzar el mismo tamaño de las simpa en siete u ocho unidades, las que juntas formarán un cable muy fuerte que ha de servir para jalar las simpa del pukara Sawqa al pukara Qullana y también para el tiquy o templado de las mismas. Cada ayllu construye dos kunyara como mínimo y a medida que van creciendo a lo largo, van siendo amontonados formándose círculos en la puerta de la respectiva capilla.
Los Qullana ya habían soltado las puntas de las 4 simpa antiguas de su lado cortándolas con hacha o machete en el punto donde comienza la luz del río a partir del pukara, dejándolas caer al agua cuya corriente las había llevado a la orilla opuesta. Los Sawqa hicieron igual con la simpa que sobraba, la que fue arrastrada al lado Qullana para ser entregada a la dueña de los árboles mulli de los que habían sido cortados los nuevos puma kullu. De pukara a pukara sólo ha quedado colgada una reata o soga de cuero llamada llulla que servirá para jalar las kunyara.
A las nueve de la mañana se hizo un samariy (descanso). Todos los mayores, es decir los "cónsules" o "pasmados" o "jubilados" del común y los alcaldes vara y sus campos, así como las autoridades nacionales tomaron sus respectivas ubicaciones en el corredor de la capilla, los regidores vara repartieron porciones de coca a todos mientras que los mayores vara procedieron a nombrar a los "nuevos" (cargos religiosos) para las fiestas de San Juan y la Virgen de Asunción. Mientras tanto los chaka vara hacían la parodia de ese acto formal en su propia capilla remedando lo que iban haciendo sus mayores; Nombrando también a sus "nuevos" de fiestas religiosas a quienes en medio de gran jolgorio les daban sus vasos (les echaban agua) y con eso terminó el nombramiento. Al respecto, los común comentaban: chaka varaqa ariyllam arichkan chayna kanampaq (los chaka vara los están predisponiendo nada más para después sea así).
Los Qullana de impaciencia empezaban a silbar desde el frente y comenzó el chaka chutay. Ambos ayllus procedieron a colocar las respectivas "mesas" en la cumbre de sus pukara; Son los mismos troncos para puma kullu que por mientras les dan este uso. Los troncos son colocados transversalmente en los promontorios que sobresalen de las cúspides de los pukara y servirán para apoyar la llulla y la kunyara en el proceso de jalar las simpa.
Primero predisponen una simpa rikra del lado río arriba del pukara Sawqa. A ambos lados de la trenza que está estirada a lo largo de la plaza, los comuneros se colocan en fila de a uno y cada cual con el compañero que tiene al frente pasa una varilla de pichus por debajo de la trenza; La punta de la simpa que está al lado opuesto del sentido del traslado se arrollada en forma de caracol hacía arriba y hacía la primera punta y encima de ella hacen sentar al alcalde chaka vara, le ponen wali (pollera) como capa y una rama de mulli para que la lleve como alta vara; Los "nuevos" que han sido nominados en la mañana le dan constantemente su vaso en todo el trayecto del traslado; este traslado se hace con jaladas rítmicas de los chicotes con lo que logran levantar un tanto la simpa y hacerla saltar hacia adelante. Llegados al pukara, cuelgan la punta de la simpa por encima del mismo, hacia el río, mientras tanto los Qullana, mediante la llulla (que jalan los Sawqa) han enviado la punta de uno de sus pukara a esta orilla del pukara Sawqa.
Los alguaciles o albaceres vara de los Sawqa han construido cruces, una por cada simpa de esta manera: Una pinka grande de tuna -si está llena de frutas mejor- es amarrada en una cara con hojas y ramas de chamana (un arbusto) en forma de cruz y por la otra cara con palos también en forma de cruz. A este lado ponen dos wallqas (dos pitas a lo ancho de la pinka arriba y abajo del brazo horizontal de la cruz) de donde cuelgan los frutos de la tuna. La punta de la simpa que ha de ir hacia los Qullana se dobla para formar un ojal y en el punto de contacto la simpa se traspasa con estacas en forma de X en cuyo centro se clava la cruz de tuna por parte saliente (desde la hoja de tuna) del brazo vertical, acción que denominan siray; En seguida amarran la punta de la kunyara Qullana en el ojal de la simpa y ordenan a ellos que empiecen a jalar, la llulla siempre va adherida al kunyara o al aire libre; de pukara a pukara es el único entre ellos mientras se colocan las trenzas.
Para el chutay (jalado) de las cinco trenzas, el procedimiento es similar, como se ha dicho, comienzan con la rikra del lado del río arriba del pukara Sawqa, luego proceden con las tres simpa pampan en el orden consecutivo 1,2,3, hacia río abajo hasta que finalmente colocan la rikra lado río abajo de los pukara.
El chutay de las simpa por los Qullana es rítmico y a intervalos, lo mismo que el qaray (soltar) por los Sawqa, pero es tremendamente competitivo. Los Sawqa tratan de soltar lo más rápido posible para que las simpa se embolsen y toquen agua y así hacer más difícil el trabajo de los Qullana; Igual los Qullana tratan de jalar rápido hasta que la simpa se logre templar en el aire, lo que significa "vencer a los Sawqa". El intercambio de silbidos, de palabras de burla o de sorna, los gestos y la insistencia de que el propio grupo es el que está venciendo es constante entre ambos bandos. Los Sawqa, cada vez que logran soltar la punta de las simpa al río y luego que ven que los Qullana logran templarlas y colocarlas en su sitio, hacen reventar cohetes con manifestaciones de júbilo. A medida que las puntas de las simpa y las cruces de tuna van llegando hasta donde los Qullana, éstos extraen las cruces y las van colocando en la puerta de su pequeña capilla.
Hay algunos comuneros que no participan en la colocada de las trenzas en el puente, sino más bien están sentados debajo de las plantas de tuna y a orillas del río elaborando la wasquilla, soguillas de cabuya luwichu paqpa, los mayordomos de ayllu los van controlando, tanto a ellos como a los miembros de sus ayllus empeñados en otras labores y van recogiendo la waskilla como cuota a medida que van apuntando en un cuaderno (acto que llaman muruy); Además de vez en cuando ayudan también en el qaray de las simpa.
Colocadas ya las cinco simpas -tarea que terminó a la 1.30 de la tarde- viene el tiquy (estirado templado de las mismas), pero antes se procede a colocar las rikra en sus respectivos pampan chuqi de cada pukara. En los intersticios de la cumbre de los pukara, allí donde descansan las simpa hay unos pequeños promontorios a cada costado, formados por chaqlla (trenzado de palos) y por pedazos de las simpas antiguas; Esto sirve principalmente para evitar que las rikra se pudran al chocar con el muro de los pukara.
Para colocar la punta de una rikra en su pampan chuqi del lado Sawqa. La punta de la kunyara es jalada hacia adelante del pukara (lado río) y allí es amarrada a la trenza rikra; luego la kunyara es jalada por los Sawqa intermitentemente desde la parte posterior del pukara aflojando de esta manera el contacto de la rikra con el piso de la cumbre del pukara, momento que los Sawqa aprovechan para levantarla con ayuda de estacas y barretas encima de los pampan chuqi; lo mismo hacen con la otra rikra. Los Qullana procederán igual para su lado.
Los dos troncos grandes que han de servir como puma kullu, ya han sido colocados en ambos pukara. Para el tiquy, cada ayllu procede así: Utilizan dos kunyara y la punta de cada una de ellas la amarran a una sola simpa que han de templar alternadamente a una distancia de dos metros de un punto a otro. Jalan al mismo tiempo las dos kunyara (después de haber contado hasta cuatro cada vez) y se logra que la punta de la simpa se deslice hacia los puma kullu templándose en el resto y antes que la fuerza de los hombres afloje las kunyara; Otros clavan las simpas con barretas por el medio sujetándolas a los puma kullu. Las barretas no son retiradas mientras no se acomoden las puntas de las simpas en su posición correcta en los puma kullu (el más cercano a la cumbre del pukara) por encima, hacía abajo y saliendo nuevamente encima del tronco para prolongarse deslizándose hacia la superficie del segundo puma kullu donde ya se le clava por el medio una estaca que se introduce profundamente en la tierra. En el tiquy de las otras simpas se procede igual, salvo que los enrollamientos de las simpa al puma kullu se van alternando de la primera a la segunda, a la primera, a la segunda y finalmente a la primera. Todo este proceso se realiza bajo la dirección de los Mayores (ancianos expertos o "ingenieros").
El tiquy de una rikra y de una simpa del lado río arriba de los pukara corresponde a los Qullana, mientras que las dos simpas y una rikra del lado río abajo corresponde a los Sawqa.
Es oportuno aclarar aquí que las simpa que han de ser templadas por cada ayllu, en la otra punta, al lado del pukara contrario, ya están convenientemente colocadas y fijadas con estacas a sus respectivos puma kullu.
Por fin se está terminando la reconstrucción del puente de Sarhua. Para que los Qullana puedan volver a las tierras de su comunidad (pues terminada la reconstrucción terminó también la rivalidad y competencia fuerte de los dos ayllus) los mayordomos de ayllu proceden a amarrar los kalla, uno cada uno a los simpa pampan. Estos kalla son unos palos de más o menos un metro y medio de largo que son amarrados transversalmente a las trenzas en cuatro puntos equidistantes a lo largo del puente; Los amarran también con soguilla a ambas rikra en cada punto para juntar y sujetar entre sí las cinco trenzas y poder cruzar ya sin peligro de caerse al agua; A todo este proceso de amarrar los kalla también llaman sulltay:
Los mayordomos de ayllu, al aproximarse el término de la jornada, aceleran y chequean con más ahínco el control de los comuneros en todos sus deberes y obligaciones (muruy). Estas obligaciones comprenden el cumplimiento del trabajo directo y personal en todas las fases de la construcción: Proporcionar en préstamo o como cuotas, materiales y herramientas, un quipi o carga de pichus, waskilla, una porción de saruta (palos para el piso del puente) y prestar una soga de cuero llamada también qara waska o reata; Además, participar en el aqara simpay (trenzado de las aqaras), chaqruy (trenzado de las simpa pampan y rikra), chutay (colocación de las trenzas en el puente) y saruta churay (tejer y colocar el piso del puente). Los nombres de los que no asisten o no cumplen con sus cuotas son puestas en una lista que ha ser entregada al Alcalde Municipal quien procederá a multarlos a 30 soles por persona (dato de 1968).
En esta oportunidad habrían tenido que terminar con la construcción y colocación de la saruta como siempre se hacía, pero finalmente decidieron que el puentero chaka kamayuq contrate personas y con ellos construya los elementos finales y ponga el puente en servicio. La saruta es una infinidad de palitos de mas o menos un metro y medio de largo que son tejidos y amarrados a lo largo de las tres simpa pampan de pukara a pukara; Esto hace que la vía de tránsito sea plana y segura para hombres y animales. Terminada de colocar la saruta, se asegura el pampan del puente a cada una de sus rikra mediante la waskilla que se va amarrando en ambos lados en zigzag arriba y abajo en forma de W.
Como remate de carácter sagrado, los dos promontorios sobresalientes en la cumbre de cada pukara son techados con palos y ramas sujetados con piedras por el centro y así se les llama kurawa, en medio de cada cual se pone, elaborada con flores silvestres, una cruz andina, símbolo de la lluvia y de la fertilidad.

1 comentario:

Askinstoo dijo...

Hi, i was looking over your blog and didn't
quite find what I was looking for. I'm looking for
different ways to earn money... I did find this though...
a place where you can make some nice extra cash secret shopping.
I made over $900 last month having fun!
make extra money